Google

Web El Patíbulo

viernes, diciembre 10, 2004

¿Qué es un hombre?

¿Qué es un hombre?
Una pregunta fácil, pero de difícil respuesta. Alguién con conocimientos de biología quizás me diga algo como “un hombre es el individuo masculino de una especie de primates, llamada Homo sapiens que se caracteriza por…”. Un filósofo quizás me respondiese algo así como que “un hombre es un ser libre y pensante, que reflexiona sobre su propia existencia y sobre el mundo”. Alguien con firmes convicciones religiosas no dudaría en responder “el hombre es la cumbre de la creación de Dios”. Un físico diría que “un hombre es un sistema termodinámico extremadamente complejo en un estado de alejamiento del equilibrio tan grande que se autoorganiza adquiriendo una configuración compleja que cambia en cada momento”.
Sin embargo, la pregunta la planteé con trampa. No pretendia hacer nada más alla que un chiste. La broma consiste en que después de hacer romperse la cabeza a los interlocutores buscando una respuesta, decir con aire tranquilo y con una risa sardónica, que “un hombre es el instrumento de un espermatozoide para producir más espermatozoides”. (El chiste podía haber sido hecho con “¿Qué es una mujer?...”, pero como hubiese sonado machista, opté por la opción masculina. Por lo de evitar problemas innecesarios).

Sin embargo, el supuesto chiste es tremendamente desesperanzador. Cualquiera de las respuestas anteriores (la del filósofo, la del biólogo, la del fisico o la del religioso), quizás hubiesen sido menos descriptivas, pero hubiesen transmitido sensaciones más positivas. Pues en ellas hay cabida para la confianza en la libertad humana, en el libre albedrío, en que cada persona tiene objetivos de vida más allá que la simple reproducción,…. En cambio, afirmar que un hombre no es más que una herramienta de un espermatozoide, un instrumento de unos genes (al parecer egoístas), viene a ser equivalente a decir que el objetivo que mueve las vidas de todos es reproducirnos. Que 80 años (para el que tenga suerte) de vida, de sufrimientos, de esfuerzos, de trabajo, de estudios,… se reducen a una cópula exitosa. Que un ser que solo tiene cabeza y un largo flagelo es quien nos controla. Y lo triste es que puede que sea así. Por lo menos yo no confió en nada trascendente.

Y toda esta reflexión barata, mala y sinsentido viene a cuento de que un amigo me planteó la pregunta “¿Qué es una gallina?”; y su respuesta fue “el instrumento de un huevo para crear otro huevo”. La verdad que como chiste tiene gracia, y como frase, es ingeniosa, pero realmente es una definición que le da la vuelta a la tortilla (nunca mejor dicho, hablando de huevos): en principio, sería más logico decir que el huevo es el instrumento de una gallina para producir otra gallina. Pero realmente, es posible que la cosa sea al revés de como pensamos, pues lo que sobreviven son los genes, no las gallinas. En fín, que ésto es como discutir del sexo de los ángeles (por cierto, ¿Qué es un angel? El instrumento de…¿qué?). Hablando de las gallinas: al parecer estos días ha salido la noticia de que han descifrado el genoma del pollo. Y por un equipo español(es lo que me resulta más curioso de la noticia, teniendo en cuenta el estado de la ciencia hispana).
Tras esta estúpida broma seudofilosófica me despido. No sin antes dejar otro acertijo ¿Cuál es el animal más parecido al hombre?
No, no es el chimpancé. Es la mujer.